The Software Sustainability Institute

Por David Pérez Suárez

Y eso... ¿qué es?

El instituto de software sostenible (SSI por sus siglas del inglés) es una organización con sede en el Reino Unido cuyo objetivo es mejorar el software en el ámbito de la investigación, cubriendo áreas de ciencia, humanidades y arte. Su lema es claro:

"Un mejor software, una mejor investigación".

Según los resultados de una encuesta que realizaron el año pasado, siete de cada diez investigadores en Reino Unido no pueden llevar a cabo su investigación sin software. Lo que muestra que el software es una pieza imprescindible en la investigación de hoy en día.

Por otro lado, el término sostenible, en software, significa que lo que uses hoy puedas usarlo mañana, y que no se haya abandonado. Esto, que puede parecer una trivialidad, no es una cosa que se haya tenido en cuenta en muchas disciplinas por mucho tiempo. La mejor manera de ponerse en situación es pensar en esas películas que grabaste de la tele o de tu videocámara allá por los noventa, ¿quieres verlas ahora? ¿tienes un aparato de esos que solían estar debajo del televisor? ¿aún funciona? Bueno, pues en ciencia pasa tres cuartos de lo mismo... pero el problema es bastante más grave. Muchos de los datos, medidas y resultados de experimentos que nos han hecho avanzar hasta donde estamos hoy están perdidos, y con ellos los programas que se usaron. Razones varias, pero una de ellas es que cuando algo se publicaba el software o los datos no eran requeridos. El SSI intenta concienciar a la comunidad investigadora de estos problemas, y dispone de manuales y cursos para que los científicos no sigan tropezando en esa roca.

El SSI está organizado en cinco áreas (comunidad, política, software, enseñanza y comunicación) consiguiendo con ellas transmitir el valor del software en la investigación e influir a varios niveles el sistema, desde los programas educativos de distintas facultades y universidades hasta presionar el gobierno y las agencias de financiación para que no subestimen el software ni a los investigadores que invierten su tiempo creándolo. El SSI ha creado una red de 78 expertos (fellows) en distintas áreas de investigación durante los últimos cinco años a través de un programa anual de becas, permitiendoles así que realicen una actividad en sus comunidades y al mismo tiempo el SSI consigue tener mayor visibilidad sobre todos los campos de investigación.

¡Quiero ser uno de esos expertos! ¿qué puedo hacer?

Cada año SSI ofrece alrededor de 15 de esas becas a investigadores que estén en Reino Unido y que estén involucrados con el software. Los candidatos deben escribir un proyecto (en dos páginas) describiendo quienes son y que quieren realizar el año siguiente con el dinero de la beca. El proceso de selección es bastante interesante. Cada proyecto se evalúa por tres expertos, los 30 mejores (este año había 113 candidatos) pasan a una segunda fase. Esta segunda fase consta de una entrevista, pero no una entrevista cualquiera. Todos participan en un día lleno de actividades. Por la mañana cada uno de los candidatos tienen que exponer en 4 minutos (¡cronometrados!) quienes son, qué hacen y qué quieren hacer con la beca. Al final todos pueden preguntar a todos, pero el ambiente es tan bueno que las preguntas son enriquecedoras, para nada destructivas. Por la tarde los candidatos se separan en grupos de cinco establecidos de antemano por los organizadores y tienen una hora para discutir sobre algún problema relacionado con el software y la investigación. Al terminar la hora cada grupo tiene que presentar sus conclusiones al resto. Esta actividad se repite una vez más, pero con grupos distintos. Cada grupo tiene dos observadores que evalúan como los candidatos participan, discuten y trabajan en equipo. Unos días después los aceptados se anuncian y comienza un año lleno de actividades organizadas por cada uno de ellos.

¿Conocemos a alguno que podamos entrevistar?

¡Yo soy uno de los nuevos! Perdonadme que no me haya presentado antes.

Me llamo David y soy un físico solar, no de paneles solares sino de esa parte de astronomía que estudia una sola estrella - la nuestra. Llevo fuera de España desde que comencé mi doctorado en Irlanda del Norte, de ahí pasé a trabajar como post-doc en Irlanda, Finlandia, Sudáfrica y ahora en Inglaterra. He usado multitud de instrumentos en tierra y en el espacio e investigado distintos tipos de eventos que ocurren en el sol. En cuanto a software siempre he estado pensando que reinventamos una y otra vez la rueda porque no hablamos con otros científicos de otras áreas. En mi caso dependo mucho de técnicas de procesado de imágenes... pero todos con los que he trabajado han aprendido por su cuenta, usando solamente las técnicas básicas. Para cambiar eso empecé a participar en grupos de software abierto, y soy uno de los fundadores de SunPy, una librería en python para el análisis de datos de física solar. Esto me ha ayudado a conectar con otros grupos como scikit-image y contribuir en varios otros proyectos. Además, me gusta divulgar y soy uno de los investigadores detrás del proyecto Sunspotter donde pedimos a voluntarios que nos ayuden a clasificar manchas solares por complejidad. ¡Venga! no lo dudes, visita la página y clasifica un par de manchas. Sunspotter es el primer proyecto de la red zooniverse que está disponible completamente en español, no sólo la página sino además respondemos a tus preguntas.

¡Ya! Suficiente hablar de ti. ¿Cuál es el proyecto para el SSI?

El correo electrónico es un sistema de comunicación excelente pero que tiene sus limitaciones que muchos ignoran. Abusamos del correo electrónico, y en ciencia creo que incluso más (en la vida normal la gente usa redes sociales). Si queremos escribir un artículo entre unos cuantos ese artículo se manda de un lado a otro, creando versiones ilimitadas del mismo, dificultando la comparación de las versiones (bueno, y ¿google docs o similar no vale? ¡Ya!). Si queremos discutir una idea entre dos nos mandamos un par de correos y mantenemos un hilo de discusión.. pero luego quieres añadir a un tercero, o un cuarto... y ¿le mandas todos los correos? (bueno, pero los foros están para eso, ¿no? ¡Ya!). Si queremos compartir datos nos los mandamos por correo-e[1], y luego se lo reenviamos a alguien para que los datos los ponga en una hoja de cálculo y los analice y nos mande de vuelta los resultados (y digo yo, ¿dropbox no te solucionaría eso? ¡Ya!). Y así podemos estar todo un día, multitudes de casos en los que abusamos del correo y que no van a ningún lado... solo a nuestras bandejas de entrada. Herramientas existen, y tengo una compilación de las que yo he usado, pero parece que en ciencia no se usan lo suficiente, y perdemos (o al menos yo) tiempo y desperdiciamos espacio con los correos.

Mi plan para el SSI es organizar una aconferencia (¿o se dice desconferencia? bueno, unconference en inglés) donde invitemos investigadores, representantes de empresas (Github, Mozilla), miembros de comunidades (Wikipedia, OpenStreetMap) y programadores para discutir sobre las herramientas que hay hoy en día, por qué no se usan en academia y, tal vez, planear unas nuevas. Ya contaré por aquí como ha ido.

 

[1] había un tiempo en el que no podías mandar más de 1 MB a través de este medio... ¿de quién fue la fantástica idea de permitir más?

Comentarios